Caída del pelo: ¿Por qué?, ¿Qué hacer?, ¿Qué tomar? Pero primero: Don’t Panic
La newsletter que no enviarás a SPAM

Suscríbete y recibirás un 10% de descuento para tu primera compra.

Caída del pelo: ¿Por qué?, ¿Qué hacer?, ¿Qué tomar? Pero primero: Don’t Panic

Seguramente la caída del cabello entra en el TOP 3 de conversaciones femeninas. Personalmente tenemos más de una amiga que nos dice “Necesito algo para el pelo, porque cada vez que me ducho me asusto al ver la cantidad de pelos en el plato de ducha.” 

¿Pero, por qué ocurre? ¿Cuáles son las causas de la pérdida capilar?

Ante todo, es importante asegurarse que se trata de una caída reaccional o estacional y no de otro problema. Ten cuenta que, la principal diferencia entre la caída estacional o reaccional y un inicio de alopecia, por ejemplo, es el tiempo de caída del cabello, así que mantenlo vigilado. 

¿Y qué es una caída reaccional o estacional?

La caída estacional constituye una pérdida de pelo totalmente normal y temporal. Se produce principalmente en otoño, porque es cuando hay más pelos que están en su última fase de crecimiento (fase telógena) después de la cual se caerán.

La caída reaccional se produce cuando el ciclo de crecimiento del pelo se altera, el cabello empieza a caerse de forma más notoria y tú entras en pánico. Pero, la buena noticia es que este revuelo se debería de resolver de forma espontanea en unos 3 meses. Si el ritmo de pérdida de cabello no disminuye en estos 3 meses, te recomendamos acudir a un especialista.

Dicho esto, existen varios motivos por los que se puede producir una caída reaccional que es temporal:

  1. Carencia de algunas vitaminas o minerales: efectivamente, la falta de determinadas vitaminas y minerales puede producir la debilitación del cabello, ralentizar el crecimiento y ocasionar una caída más pronunciada. La biotina, el zinc, el cobre, el hierro, la vitamina A y la vitamina B12 son algunas de ellas.
  1. Dietas extremas: someter el cuerpo a un régimen poco saludable, privándolo de nutrientes esenciales puede llevar a una caída de pelo de tipo reaccional incluso hasta 4 meses después de haber terminado la dieta. Recuerda: un plan de control de peso siempre debe ir acompañado de una alimentación saludable.
  1. El postparto: seamos sinceras, es una montaña rusa llena de momentos preciosos, pero también tiene sus cositas. Representa una fase en la que tu cuerpo empieza poco a poco a volver a su estado inicial, a encajar las piezas y a producirse muchos cambios hormonales y algunos llevan a la caída del cabello. Suele pasar a los 2-3 meses después de dar a luz.
  1. Estrés: el mal de todos los males. El estrés es responsable de desencadenar tantas molestias de salud o de bienestar, que dudamos que exista la persona que sea capaz de enumerarlas todas. Y por supuesto, es el caso de la caída capilar. Además, el estrés no solo puede ser la causa de una pérdida de cabello de tipo reaccional, sino también es uno de los principales detonantes en las personas que tienen predisposición genética a la caída androgenética (alopecia).

¿Y cómo frenamos este aluvión de melena? ¿Existen tratamientos o remedios naturales?

Sí, existen. Pero, hay un pero (ya sabes…casi siempre hay un pero): los así llamados “remedios naturales” pueden ayudar en el caso de caídas estacionales o reaccionales, pero no servirán de nada si se trata de alopecia. A continuación, profundizamos en el tema.

Caídas reaccionales, estacionales o temporales

Cuando el pelo se cae por alguno de los motivos que ya hemos dicho y si no existe ningún problema, mediante unos hábitos y suplementación puedes ayudar a tu cabello a regenerarse más rápido, reduciendo la caída.

  1. Lávate el pelo: pero lávalo con champús adecuados para tu pelo. No estamos hablando de champús anticaída, sino de champús que no maltraten tu cuero cabelludo alterando el pH produciendo más grasa y terminando en una dermatitis seborreica.
  1. Lávate el pelo cuando esté sucio: resulta que el mito de que más te lavas el pelo más se ensucia o se cae, pues es eso – un mito, así que lávalo cuando esté sucio, porque la suciedad acumulada en la raíz debelita su “agarre” al cuero cabelludo y puede facilitar su caída.
  1. Cepíllate el pelo o masajea el cuero cabelludo: puedes hacerlo o durante la ducha imitando el masaje que te realizan en la peluquería (obviamente el placer ni de lejos será el mismo, pero lo harás por una buena causa: tu pelo) o simplemente cepíllalo. Así estimularás la circulación sanguínea en el cuero cabelludo.
  1. Cuidado con las planchas y los secadores: lo de las planchas y los secadores sí que es verdad, sobre todo porque con los tirones puedes dañar la fibra capilar y desprenderla con más facilidad.
  1. Relax, take it easy” y come bien: la alimentación junto con el estrés, como ya sabes, son clave para cualquier aspecto de nuestra vida. Así que: cuida la alimentación (a continuación, te decimos qué comer) y reduce el estrés.
  1. Incluye un suplemento natural: aquí es importante aclarar que los suplementos ayudan a reducir la caída, que, en el caso de la caída estacional, finalice el proceso de regeneración más rápido. Pueden estimular el crecimiento del cabello, es decir que el pelo que exista crezca más rápido, pero no hace aparecer nuevos pelos, no hace magia y el que diga que con vitaminas o plantas te crecen pelos se pasa con el marketing. Vamos, que no son un tratamiento en casos de alopecia, pero son un excelente apoyo para fortalecer y vitalizar el pelo y acelerar la regeneración.
Busca suplementos a base de vitaminas del grupo B, la biotina, el ácido pantoténico, minerales como el zinc, el cobre, el selenio y el manganeso. O que incluyen también plantas como el Bambú que está presente en nuestro B-Beauty Complex que contiene todas las vitaminas y minerales esenciales que ayudan a tener un pelo sano. Además, hemos añadido un ingrediente patentado a base de extracto de brotes de guisantes que tiene ensayos clínicos sobre la reducción de la caída del cabello.

Alopecias androgenéticas o alopecia areata

En estos casos, recomendamos acudir a un profesional, dado que con suplementación no será suficientes y no se conseguirán unos resultados satisfactorios. Existe una amplia variedad de tratamientos, pero convendría valorarse de forma individual.

¿Puede la alimentación frenar la caída del pelo o prevenirla?

Bueno, siempre depende del tipo de la caída de cabello. En caso de alopecia, lamentablemente el pelo se seguirá cayendo. Y, en todo caso la alimentación no parará nunca una caída del pelo, sino la reducirá y ayudará a tener un pelo más sano y bonito, que poco no es.

La clave está en comer alimentos que contengan las vitaminas y minerales necesarias para tener un pelo fuerte y sano:

  1. Biotina: totalmente indispensable para el cabello, pero también para las uñas. Está presente en los huevos, el hígado de ternera, el pescado azul, las legumbres (sobre todo los guisantes), las frutas como el plátano, los tomates y las fresas y las nueces.
  1. Vitaminas del grupo B (incluido Ácido fólico): se pueden encontrar en la carne de cerdo, el pollo, el hígado, el pescado, las patatas, el plátano, pero también en la mayoría de la fruta y verdura. La verdura de hoja verde como acelgas, espinacas, brócoli, espárragos y el berro son una súper fuente de ácido fólico. También las fresas, la remolacha y el aguate aportan ácido fólico. 
  1. Hierro: uno de los minerales más importantes para la salud capilar. Se puede encontrar en la carne roja o el hígado, el marisco y los frutos secos como nueces, pistachos, anacardos y almendras. La verdura de hoja verde también contiene mucho hierro. 
  1. Vitamina A: la vitamina A es muy importante en la prevención de caída prematura del cabello. Está presente en las zanahorias, el melón, el mango, también en los vegetales de hoja verde como brócoli y espinacas. La ternera, el pavo, el pollo y el pescado también contienen mucha vitamina A.
  1. Cobre: el cobre es un excelente antioxidante y ayuda a prevenir la caída del cabello. Lo contienen los frutos secos como las nueces y las avellanas, el cacao, los champiñones y las legumbres.
  1. Vitaminas C y E: dos vitaminas muy importantes para la salud del cabello. La vitamina E se puede encontrar en las nueces y semillas, el brócoli, las espinacas y los cereales integrales. Mientras que la vitamina C, por supuesto, está presente en los cítricos como los limones, las naranjas y los pomelos. Pero también la contienen los kiwis y el mango.

Pues, como puedes ver, la caída del cabello no es el fin del mundo, muchas veces es normal, aunque sí puede resultar molesta, así que ya sabes cómo poniendo de tu parte puedes cuidar mejor de tu melena y acelerar su regeneración.