SOS SPM: Tips para combatir el síndrome premestrual
La newsletter que no enviarás a SPAM

Suscríbete y recibirás un 10% de descuento para tu primera compra.

SOS SPM: Tips para combatir el síndrome premestrual

Siempre existió y siempre va a existir. La buena noticia es que hoy en día la montaña rusa emocional y física que recorremos antes de bajarnos la regla ya tiene nombre: síndrome premenstrual (SPM).

Es como el ámbar que nos avisa de que el semáforo se va a poner en rojo: los dolores corporales, la migraña, la retención de líquidos, los granitos y los altibajos anímicos nos avisan que el ciclo está llegando. Lo malo es que más del 80% de las mujeres experimentan uno o más de estos síntomas; lo bueno es que en menos del 10% de los casos estos efectos llegan a limitar la actividad diaria (sabemos que es una magra consolación, pero algo es algo :) ).  

Y aunque no nos queda otra que lidiar con ellos, hoy te contamos algunos tips para que el SPM sea más llevadero.

Check-list de los síntomas del síndrome premenstrual (SPM)

No tienes energía, te sientes como un globo, el dolor de pecho y ovarios es insoportable, parece que tu cabeza vaya a explotar y se te hace muy difícil controlar tus emociones. Estos son los principales síntomas que puedes escuchar en una conversación de mujeres.

Dolores e hinchazón premenstrual 

Los investigadores del Medical College of Wisconsin han querido profundizar en los síntomas que experimentan las mujeres con SPM y, en su estudio “Premenstrual Syndrome and Premenstrual Dysphoric Disorder”, han descubierto que el síndrome premenstrual te puede afectar de más formas, categorizándolos por:

  • Síntomas Físicos: tensión e hinchazón del pecho, retención de líquidos, dolor de cabeza, molestias articulares y/o musculares, hinchazón abdominal, sensación de falta de energía.
  • Síntomas Mentales y Emocionales: torpeza, confusión, ansiedad, irritabilidad, inestabilidad emocional (por ejemplo, llanto o ira que no se pueden controlar).

Trastorno disfórico premenstrual (TDPM)

El trastorno disfórico premenstrual (TDPM) es una versión más grave del SPM. Lo cierto es que ambos tienen tantos síntomas físicos como emocionales que comparten, pero el TDPM produce unas alteraciones en el estado de ánimo más notorias como ansiedad, tristeza, desesperación o ira, que pueden llegar a afectar el trabajo o las relaciones personales.

La pregunta del millón: ¿Por qué sucede esta revolución en nuestro cuerpo? La causa del SPM y TDPM no es del todo clara, pero varios factores apuntan que los cambios hormonales producidos desde que ocurre la ovulación hasta que comienza el sangrado (fase lútea) son unos de los principales responsables. Los síntomas suelen aparecer unos 7-10 días antes de la regla y a menudo desaparecen cuando esta llega o durante los primeros días.


Tratamientos y Remedios Naturales para el Síndrome Premenstrual

Librarte del síndrome premenstrual no es sencillo, pero unos pequeños cambios en tu dieta y en tu rutina de entrenamiento pueden ser muy útiles para mantenerlo a raya. Además, echar mano del botiquín fitoterapéutico siempre es una buena idea. Así que aquí van nuestras recomendaciones:

  1. Aléjate de fiambres, embutidos, sal, mantequilla y conservas ya que su elevado contenido de sodio te hará retener aún más líquidos.
  2. Incluye en tu dieta mucha fruta, legumbres y verduras para obtener vitaminas, minerales y fibra. Esta última es ideal para prevenir el estreñimiento que, a veces, acompaña al síndrome premenstrual.
  3. Evita la cafeína (café, té negro, cola) y el alcohol porque empeoran tus síntomas emocionales (ansiedad, angustia, irritabilidad, impulsividad). Y no olvides el agua, ya que es esencial para mantenerte hidratada
  4. El chocolate negro (70 % de cacao o más) es tu mejor amigo para los incontrolables antojos de dulce. No solo es el chocolate más saludable, sino que su riqueza de cacao estimula la secreción de serotonina, el neurotransmisor del bienestar.
  5. No abandones la actividad física. Muchas mujeres dejan de practicar ejercicio físico durante el SPM porque creen que agrava los dolores, pero, en realidad, mantenerte en movimiento es justamente lo que necesitas. ¿Qué puedes hacer? Combinar el yoga con un ejercicio aeróbico es una gran idea.
  6. Azafrán (Crocus sativus L.): Tal y como han demostrado unos investigadores del Tehran and Zanjan University of Medical Sciences, el azafrán calma los síntomas físicos del SPM y también mejora el estado de ánimo (¿ahora entiendes mejor por qué la paella del domingo te pone siempre de buen humor?). Los suplementos con extracto de azafrán, por ejemplo, nuestro Aphrodite Sensation, pueden ser la solución si sufres de SPM leve o una gran ayuda si tu caso es más severo.
  7. Aceite de onagra (Oenothera biennis L.): las cápsulas o perlas de aceite esencial de onagra pueden aliviar el dolor de pecho (mastalgia), típico del síndrome premenstrual, sin generar efectos adversos. ¿Una buena noticia? Al mismo tiempo estarás cuidando la salud de tu piel.
  8. Sauzgatillo (Vitex agnus castus): Los beneficios del sauzgatillo para el SPM comprenden la reducción del dolor y la inflamación. Es un ingrediente natural seguro, aunque tiene la limitación de que no produce mejoría en los síntomas psicológicos. Aunque librarnos del dolor y la hinchazón no es poco y sí que nos subirá el ánimo.

Gracias a unos hábitos saludables y nuestra querida naturaleza el momento SPM será mucho más llevadero e incluso podría pasar desapercibido. Y para que pase del todo no nos queda otra que esperar la menopausia. Así que siempre hay que ver el lado bueno de la vida :)