Origen y solución de los granos en la espalda
La newsletter que no enviarás a SPAM

Suscríbete y recibirás un 10% de descuento para tu primera compra.

Origen y solución de los granos en la espalda

Los molestos granos en la espalda… Espinillas, puntos negros, puntos blancos. El acné en la espalda no tiene edad, ni sexo. Puede estar causado por el tipo de piel, la falta de limpieza o exfoliación, algunos suplementos y medicamentos, entre otras causas.

Algunas personas no dan demasiada importancia a los granos en la espalda, simplemente porque es una de las zonas corporales que menos se ve. Sin embargo, cuando llega el verano, todos quieren que esos granitos, espinillas y puntos negros desaparezcan. Para conocer el origen y la solución de los granos en la espalda, continúa leyendo.

¿Por qué salen granos en la espalda?

Muchos asocian los granos en la espalda con ciertas comidas, por ejemplo, chocolate, frutos secos, fritos, el estrés o, en el caso de las mujeres, con ciertos cambios hormonales antes de la menstruación. Pero ¿cuáles son realmente ciertos? A continuación, te explicamos las causas de los granos en la espalda comprobadas científicamente: 

  • Piel grasa: en estos casos, el sebo producido por las glándulas de la piel se acumula en los poros, los tapa y produce granos, tal como explica un artículo publicado en la Revista de Dermatología Clínica y Estética. Por supuesto, las personas con piel grasa tienen granitos en la espalda, pero también en el rostro.

  • Batidos de proteína Whey: muchas, ¡muchísimas!, investigaciones han relacionado el consumo de proteína Whey con brotes de acné. La Universidad Bezmialem Vakıf halló que los granitos aparecían sobre todo en el tronco (pecho y espalda).

  • Factores hormonales: la adolescencia, el posparto o simplemente estar atravesando el período premenstrual son situaciones que se asocian con los granos en la espalda.

  • Medicamentos: los corticoides orales y algunos antiepilépticos pueden causar granos como efecto secundario. Si piensas que puede ser tu caso, habla con tu médico para tratar esta complicación, pero, DE NINGUNA FORMA, abandones tu tratamiento.

  • Limpieza inadecuada: no estamos insinuando que no te duchas. Simplemente sabemos que la espalda es una parte de difícil acceso y limpiar adecuadamente todo el sudor y el sebo que se acumula no es fácil. Si la limpieza es insuficiente, aparecerán los molestos granitos.

¿Existe alguna forma de prevenir y eliminar los granos en la espalda?

En primer lugar, tenemos que diferenciar el hecho de tener granitos ocasionalmente, en ciertos momentos del mes o del año, de un caso de acné grave. Si tu situación es la última, tienes que consultar a un dermatólogo.

Ahora bien, la mayoría de nosotros queremos eliminar los granos en la espalda por una razón estética y, en estos casos, hay cinco cosas que podemos hacer:

  • Conseguir un cepillo que permita limpiar la espalda: existen muchísimos modelos. Elige el que te resulte más cómodo para poder eliminar el exceso de sebo y el sudor mientras te duchas.
  • Utilizar un gel de limpieza corporal mientras te duchas: así como existen limpiadores faciales, el mercado nos ofrece geles corporales que ayudan a eliminar las impurezas de la piel y, gracias a ello, prevenir las espinillas y puntos negros en la espalda.
  • Incluir un nutricosmético que complemente tu cuidado diario: como nuestro nutricosmético anti-acné e impurezas GREEN BOOST SKIN COMPLEX. Gracias a su exclusiva fórmula, a base de aceite se semillas de Cáñamo, Resveratrol, Coenzima Q10, Vitamina E y Ácido Hialurónico, ayuda a aliviar los síntomas del acné y a reducir la producción de sebo.
  • Exfoliar la piel de tu espalda: no abuses, una vez por semana es suficiente para estimular la renovación de la piel de tu espalda y prevenir los granitos. Puedes utilizar un cepillo o un guante exfoliador. 
  • Usar ropa de algodón y, si es hipoalergénica, mejor: la ropa ajustada, confeccionada con telas sintéticas que no permiten el paso del aire, agrava los granos en la espalda. Vístete con ropa de algodón, holgada, que sea “transpirable”.
  • Aplicar geles, cremas o aceites que resecan: este debería sería como un recurso de última hora, porque convendría tratar el problema desde raíz. Pero, si te urge puedes optar por un producto cosmético, la mayoría contienen ácidos aptos para uso dermatológico como el ácido salicílico o retinoico. También es muy usado el aceite del árbol de té. Pero ¡ojo!: no apliques nunca aceite esencial de árbol de té puro sobre un grano, porque puedes quemarte. Este aceite siempre tiene que ir acompañado de un soporte neutro como un aceite vegetal o mejor aun, optar por un producto específico a base de árbol de té.
  • Y, por último, probablemente esto ya lo sabes, pero nunca, nunca, nunca explotes una espinilla, grano o punto negro (por muy tentador que te parezca), porque solo causarás enrojecimiento, inflamación y mucho daño a tu piel.