Gnocchis de patata con espinacas, tomates cherry confitados y anacardos

La newsletter que no enviarás a SPAM

Suscríbete y recibirás un 10% de descuento para tu primera compra.

Gnocchis de patata con espinacas, tomates cherry confitados y anacardos

La receta de hoy de nuestro chef @cianci_chef es fresca y ligera, perfecta para el verano que acaba de comenzar. Gnocchis de patata con espinacas, tomates cherry confitados y anacardos, un primer plato sin gluten y rico en nutrientes naturales pero sobre todo delicioso 😋

Esto es lo que necesitas:

️ 250 gr de patatas

️ 60 gr de harina de arroz

️ 1 yema de huevo grande

️ 300 gr de espinacas

️ 100 gr de tomates cherry

️ 50 gr de nacardos 50

️ Ajo

️ Aceite

️ Sal

️ Nuez moscada

 

¿Cómo hacer este delicioso plato?

1. Pela las patatas y ponlas a hervir. Una vez cocidas, aplástalas y déjalas enfriar.

 2. Agrega la yema de huevo, la harina de arroz, la sal y la nuez moscada y mezcla todo.

3. Coge una porción de la masa y extiéndela con la punta de los dedos para formar "panecitos" de 2 cm de grosor. Corta la masa con forma de pan en trozos y enharínalas ligeramente.

4. Corta los tomates por la mitad y colócalos en una bandeja para hornear, sazona con aceite de oliva, sal y orégano y cocina en el horno a 200 ° durante 10 minutos.

5. Al mismo tiempo, pica los anacardos y tuéstalos en una sartén a 200 ° durante 5-6 minutos.


6. Lava las hojas de espinaca y cocínalas en una sartén a fuego alto con un diente de ajo, una llovizna de aceite y sal. 

7. Cocina los gnocchis en agua hirviendo con sal. Tan pronto como suban a la superficie, cocina por otros 2 minutos y escúrrelos.

8. Saltea los gnocchis en una sartén con las espinacas. Colócalos en el plato y añade los tomates cherry confitados y los anacardos tostados.

Buen provecho!

 

Gianni Cianci @cianci_chef  Nacido en 1983, desde los 18 años transforma su pasión por la cocina en un trabajo. Su formación está marcada por diferentes estímulos que le permitieron desarrollar un estilo eclético. Siempre en busca del equilibrio perfecto de los sabores, favorece el uso de materias primas simples y naturales para crear platos bonitos, ricos y saludables. Porque la cocina es una experiencia de bienestar: no es solo para alimentarnos sino para sentirnos bien, dentro y fuera.