beneficios-propiedades-ashwagandha
La newsletter que no enviarás a SPAM

Suscríbete y recibirás un 10% de descuento para tu primera compra.

Ashwagandha: Propiedades y beneficios

Probablemente ya habrá pasado: ya has oído hablar del Ashwagandha, el último ingrediente wellness que poco a poco se está haciendo un hueco en la rutina de miles de celebrities a lo largo del mundo.

Aunque haya empezado a hacerse cada vez más popular en occidente desde hace relativamente poco, la Ashwagandha es un ingrediente natural que se ha consumido durante milenios porque es un elemento clave en la medicina Ayurveda. ¿El motivo? Se considera el ingrediente estrella para alivia las 3 consecuencias principales de la vida de locos que llevamos: ansiedad, insomnio y estrés.

¿Te interesa descubrir las propiedades de la Ashwagandha para mejorar tu calidad de vida? Te aseguramos que tras conocer su potencial se transformará en un must para tu cuidado personal. 

¿Qué es la Ashwagandha? 

La Ashwagandha (Withania Somnifera), conocida también como “ginseng indio”, Ashwagandha Himalaya y erróneamente como ashwaganda es una planta que crece en la India y otros países de Oriente, cuyo rizoma (parte subterránea) se considera como uno de los elementos más preciados en la cultura ayurvédica y se describe como un adaptógeno.

Beneficios y propiedades de la Ashwagandha

La Ashwagandha es una planta medicinal que puede ser sumamente útil en los tiempos actuales. Nuestro día a día está caracterizado por el estrés y la ansiedad, los grandes males de este siglo. Además, muchas personas sufren de cansancio crónico y sienten que no están al 100%. En estos casos, la Ashwagandha puede ser la mejor aliada. 

Los beneficios de esta raíz se deben a su contenido de withanólidos e incluyen: 

  • Menos estrés y ansiedad: la Ashwagandha es un adaptógeno. ¿Qué significa el término “adaptógeno''? Que te ayudará a lidiar con los elevados niveles de estrés a nivel físico y mental que puedes sufrir en el trabajo, los estudios o incluso en el ámbito familiar. Y menos estrés y menos ansiedad quiere decir mayor calidad de vida (y sin la necesidad de recurrir a químicos). Un estudio de la SUNY Upstate Medical University en Estados Unidos demostró las propiedades de la Ashwagandha para la gestión del estrés y de la ansiedad, en dosis de 250 a 600 miligramos por día.

  • Alivio del insomnio: si sufres de estrés y tus niveles de ansiedad están por las nubes, el insomnio es casi un hecho. Y los trastornos del sueño afectan enormemente (y negativamente) a la calidad de vida. Gracias a sus propiedades relajantes, la Ashwagandha te ayudará a dormir mejor.

  • Combatir la fatiga crónica: la fatiga o el cansancio crónico pueden relacionarse con la falta de sueño o no. Lo cierto es que cada vez más personas están agotadas permanentemente y sienten que no pueden recuperar su energía. Uno de los beneficios de la Ashwagandha es su acción revitalizante.
  • Fortalecer el sistema inmune: la falta de sueño, el estrés y la ansiedad son enemigos del sistema inmune. Por lo tanto, vivir de una forma más relajada y descansar correctamente son aspectos clave para que el organismo sea capaz de defenderse adecuadamente.

  • Retrasar el envejecimiento, ¡por dentro y por fuera! El Instituto Internacional de Medicina Natural de India publicó un artículo sobre el efecto rejuvenecedor de la Ashwagandha. Se ha demostrado que esta raíz, además de fortalecer el sistema inmune y ayuda a combatir la ansiedad, ofrece una protección antioxidante que ayuda a mantener el cerebro en su máxima forma y puede ayudar a prevenir enfermedades neurodegenerativas.

  • Grandes beneficios, sin generar dependencia: este aspecto fue el centro de una investigación de la Escuela de Medicina de la Universidad Patil que demostró que la Ashwagandha es capaz de reducir la ansiedad y tratar el insomnio sin producir dependencia en los consumidores.

Cómo tomar la Ashwagandha 

Puedes tomar y comprar la Ashwagandha en forma de polvo, cápsulas o comprimidos, especialmente para tratar la ansiedad, el cansancio crónico y el insomnio. También se puede encontrar en formato de extracto líquido concentrado de raíz de Ashwagandha, aunque no es muy común. 

Sin duda, tomar Ashwagandha en polvo es menos práctico que consumirla como cápsulas, porque es necesario disolverla en algún líquido y, siendo sinceros, su sabor y aroma no son de lo más agradable. De todos modos, puedes añadir una cucharadita rasa de Ashwagandha a tus batidos verdes y, poco a poco, te irás acostumbrando a su peculiar sabor, entre picante y amargo. 

¿La fórmula más práctica? Las cápsulas de Ashwagandha: tienen un gusto neutro (o, mejor dicho, no tienen sabor) y son fáciles de tomar, solo necesitas acompañarlas de un vaso de agua, como nuestro Aphrodite Sensation, que contiene Sensoril, un extracto de Ashwagandha patentado con el contenido de withanólidos más alto del mercado (10%) y gracias a ello, con una cantidad no muy elevada de la planta consigue aportar todos los beneficios de la Ashwagandha.

¿Un consejo? Consume la Ashwagandha en cápsulas con las comidas, mejorarás su absorción.

¿Cuánto tiempo tarda en hacer efecto la Ashwagandha?

Por norma general, a partir de las 2 semanas ya se pueden notar efectos positivos. Dependiendo del producto, sobre todo de su calidad, de su concentración de withanólidos, del punto de partida de cada uno y de su estilo de vida, además de si se asume solo Ashwagandha o una fórmula combinada con otros ingredientes, el tiempo en el que se pueden notar los efectos de la Ashwagandha pueden variar.  

Contraindicaciones de la Ashwagandha

En líneas generales, esta raíz adaptógena es eficaz y segura. Sin embargo, en algunos casos su uso puede ser no recomendable. Por ejemplo, quienes sufren de enfermedades crónicas, por ejemplo, problemas de tiroides, patologías autoinmunes, durante el embarazo o la lactancia, los que asumen medicamentos con función ansiolítica no deben tomar Ashwagandha sin consultar previamente a su médico.

Recuerda que, si un producto natural es capaz de mejorar tu salud, también puede generar el efecto contrario si se usa en modo incorrecto ;) ¡Más vale prevenir que curar!

Bueno, ahora ya sabes para qué sirve la Ashwagandha, cómo tomarla y cuándo tener cuidado. Lo único que queda ahora… es empezar a tomarla y disfrutar de todas sus bondades.