10 consejos para aprender a meditar

La newsletter que no enviarás a SPAM

Suscríbete y recibirás un 10% de descuento para tu primera compra.

10 consejos para aprender a meditar

¿Te cuesta desconectar de la rutina diaria? ¿Te pueden el estrés y la ansiedad del día a día? No dejes que el ritmo acelerado que llevas te pueda, respira hondo y saca algunos minutos cada día para meditar. Prometemos que merece la pena y te ayudará a organizar mejor tu tiempo y tus ideas.

En este artículo te vamos a dar 10 consejos para que puedas aprender a meditar y para que empieces a hacerlo todos los días.

1. Comienza progresivamente tu rutina de meditación: empieza reservando 2 minutos al día durante la primera semana. Si te sientes bien ve ampliando a 2 minutos más de forma que la segunda semana puedas meditar 4 minutos diariamente. El objetivo será llegar a 10 minutos cada día. Este es el tiempo perfecto para que puedas relajarte y sentirte mejor contigo mism@.

2. Medita a primera hora de la mañana o a última hora del día: si te dedicas estos minutos al inicio del día ya nada te distraerá de hacerlo y te ayudará en el progreso de tu jornada. Sin duda es lo más recomendable, aunque otra buena opción es hacerlo al final del día para desconectar por completo de todos los pensamientos que has tenido.

3. No te agobies si te llegan pensamientos y no logras poner la mente en blanco. Es muy complicado desconectar por completo y aunque estés concentrado en ti mism@ es normal que aparezcan pensamientos de vez en cuando. Cuando seas consciente de que están ahí imagina que son globos y que los pinchas con una aguja. Poco a poco estos pensamientos aparecerán con menos frecuencia.

4. Contar mentalmente durante las respiraciones: al inicio para concentrarte mejor en la meditación trata de inhalar y exhalar profundo por la nariz, contando hasta 5 despacio mientras inhalas y soltando en 5.

5. No te preocupes por el cómo o el dónde meditar: lo importante es que sea donde sea te sientas cómod@. Puedes hacerlo sentado o tumbado, en la cama o en el suelo con un cojín. Encuentra una postura que te resulte lo suficientemente cómoda como para relajarte, pero sin dormirte ;)

6. Crea un ambiente agradable: estar en una habitación sin ruidos o sin demasiada luz ayudará a que la meditación sea más fluida y eficaz. Encuentra ese sitio donde no haya mucho ruido, ni mucha luz, donde no haga mucho frío, ni mucho calor para los inicios en tu meditación. Cuando seas más avanzad@ seguramente te des cuenta de que podrás meditar casi en cualquier sitio ya que serás capaz de ignorar los estímulos externos.

7. Comprométete de verdad: si meditas un día o dos y al día siguiente no, probablemente perderás la rutina. La acción de meditar debe ser un compromiso contigo mism@.

8. Déjate ayudar: si inicialmente no te encuentras cómod@ con la meditación por tu cuenta, déjate ayudar, ve a clases de yoga con talleres de meditación o utiliza alguna App que te guíe en el proceso.

9. Ropa holgada y cómoda: otro aspecto que favorecerá el proceso de aprender a meditar es el uso de ropa holgada y cómoda que evitará que te desconcentres si utilizas prendas que te aprietan mucho o deslizan. 

10. Hacer deporte ayuda a la meditación: las personas que realizan una cierta actividad física también logran adquirir una mayor concentración lo cual puede ayudar a la meditación. Combinar la meditación con un estilo de vida saludable sacará lo mejor de ti.
    Finalmente, te animamos a probar esta práctica milenaria, porque como indica Jon Kabat-Zinn, creador del programa de Reducción de Estrés basado en Mindfulness (MBSR), “meditar es cultivar nuevas cualidades y cultivar nuevas formas de ser”.