4 Motivaciones para adelgazar y no cesar en el intento
La newsletter que no enviarás a SPAM

Suscríbete y recibirás un 10% de descuento para tu primera compra.

4 Motivaciones para adelgazar y no cesar en el intento

¿Sabes cuántas personas empiezan una dieta y la abandonan antes de que se cumpla el primer mes? Muchas, muchísimas. Y en la mayoría de los casos el problema está en la falta de motivación. ¿Cómo encontrar motivaciones para adelgazar y no cesar en el intento?

Hoy te proponemos varios tips y hábitos que te ayudarán a mantener el compromiso y cumplir con tu objetivo de perder peso. ¡Persevera y triunfarás!  

4. Mentalidad para adelgazar: es un cambio de vida 

¿Por qué nos obsesionamos con quitarnos los kilos que hemos ido ganando a lo largo de meses e incluso años, en tan solo unas semanas? Pierde 10 kilos en un mes, adelgaza 2 kilos por semana. ¿Te suenan estás falsas promesas?

La verdad es que para adelgazar y no recuperar el peso perdido necesitamos más que estar motivados. Mantener una dieta equilibrada y entrenar regularmente requiere de disciplina y fuerza de voluntad. Justamente son estas dos actitudes las que te permitirán continuar avanzando cuando la motivación no sea el motor.

El compromiso es otra de las claves para adelgazar y no cesar en el intento. Ten presente que eliges adelgazar por ti y para ti, con la meta de sentirte mejor. No es para alguien más, ni tienes que compararte con otras personas. Estás construyendo tu propio plan para adelgazar de una vez por todas. ¡A por ello!

 

 

3. No todo son rosas en el camino

En esta transformación del estilo de vida, habrá momentos más fáciles y otros más difíciles, con avances y retrocesos, que son parte del proceso. La psicoterapia y el coaching ayudan a desarrollar herramientas para saber cómo lidiar con la frustración y la ansiedad durante la pérdida de peso.

Un excelente trabajo de la Facultad de Nutrición y Ciencias de los Alimentos de la Universidad de Oportoreveló que entre los obstáculos que impiden adelgazar se encuentran:

  • Falta de tiempo para organizar y planificar comidas.
  • Poca variedad de opciones saludables para comer en el trabajo o la universidad.
  • La dieta para adelgazar “obliga” a tener que cocinar una comida diferente que la que consumen aquellos que no están a régimen.
  • Pérdida de autocontrol cuando se sienten “antojos”.
  • Insuficiente voluntad y compromiso para sostener los cambios alimentarios.

Por supuesto, para mantener a raya estos factores es necesario que pongamos de nuestra parte, pero existen profesionales y grupos de apoyo que pueden resultar de gran ayuda durante el camino hacia un peso saludable. 

 

2. Objetivos SMART

Tal como explica una publicación de la Universidad de Dakota del Norte, los objetivos SMART ayudan a cumplir nuestras metas y, en este caso, el plan para adelgazar y no abandonar. Cada letra de la palabra SMART tiene un significado:

  • S (specific): el objetivo tiene que ser específico. En lugar de decir voy a comer más saludable, especificar en qué consiste dicho cambio. Por ejemplo, voy a comer más vegetales y menos comida basura.
  • M (measurable): medible. Más vegetales o menos comida basura sigue siendo demasiado amplio. En cambio, debemos definir la cantidad y frecuencia con el siguiente enunciado: “Voy a comer 1 plato de vegetales en la comida de mediodía y otro en la cena. Además, solo 1 vez a la semana comeré fast food”.
  • A (achievable): alcanzable. Nadie se vuelve fitness de un día para el otro, así que los objetivos deben ser alcanzables. Por ejemplo, si eres una persona sedentaria, no te propongas como meta salir a correr todos los días una hora, mejor inicia con una caminata de prisa, de 30 minutos, 3 veces por semana. Te garantizamos que es mucho mejor que nada y enseguida notarás la diferencia. 
  • R (realistic): realista. Esto se refleja perfectamente en el ejemplo anterior. Para adelgazar y no cesar en el intento, plantéate objetivos realistas.
  • T (time): definidos en el tiempo. Un objetivo SMART incluye cuándo vas a realizar las acciones para adelgazar. Evita el famoso “el lunes empiezo la dieta”.

 

 

1.    Busca aliados

Tu aliado puede ser tu familia, tu pareja, un amigo o un profesional. Cada persona que te ayude a cumplir tus pequeños objetivos para adelgazar, cuenta. Quizás tu psicólogo te guía en la gestión de la frustración, pero tu pareja se suma a tu iniciativa de mejorar la dieta y llena la nevera de alimentos saludables.

Nosotros también te queremos apoyar y por esto hemos formulado MAGRIFIT FLASH. Una ayuda que te ofrece la naturaleza y es ideal para comenzar tu plan para adelgazar con mucha energía y toda la motivación. Además, gracias al extracto de melisa, reduce el hambre emocional.

Durante el siglo XX y XXI, aunque se haya avanzado muchísimo en materia de salud, el sobrepeso y la obesidad siguen siendo un problema emergente. Las estadísticas son alarmantes y por ello, te animamos a no tirar la toalla. Porque recuerda, el peso es cuestión de bienestar, no de apariencia.