¿Es posible lograr ser un hombre multiorgásmico?
La newsletter que no enviarás a SPAM

Suscríbete y recibirás un 10% de descuento para tu primera compra.

¿Es posible lograr ser un hombre multiorgásmico?

Hasta hace unos años, los orgasmos múltiples parecían un privilegio exclusivo de la sexualidad femenina, pero hoy en día se oye hablar cada vez más del “hombre multiorgásmico”. ¿Es verdad o mito? ¿Qué es exactamente? ¿Se nace o se hace? ¿Y cómo se hace? ¿El orgasmo implica necesariamente una eyaculación? Hoy te lo contamos todos sobre el mundo desconocido del multiorgasmo masculino.

Qué es el multiorgasmo

Antes de ir adelante con las sugerencias que te ayudarán a gozar de varios orgasmos, es importante aclarar qué es el multiorgasmo en los hombres, sobre todo porque según los diferentes sexólogos esto puede diferir un poco.

Para algunos, el orgasmo múltiple no es otra cosa que una secuencia de situaciones pre-orgásmicas, en las que la excitación experimenta una sensación de montaña rusa sexual hasta que se decide dar paso al gran orgasmo final con su correspondiente eyaculación que pone punto final a la fiesta…al menos para un rato.

Sin embargo, para otros el orgasmo múltiple existe y es una cosa totalmente distinta. Se puede considerar más bien un orgasmo seco (sin eyaculación) que se puede aprender a conseguir con un poco de práctica. Los aficionados del sexo tántrico seguramente saben a qué nos referimos.

Para muchos hombres es difícil separar el orgasmo de la eyaculación. Lo cierto es que, como explica una publicación del Instituto Nacional de Endocrinología de La Habana, el clímax sexual se puede lograr antes de la eyaculación, después de la misma o incluso sin eyacular. También existen casos en los que un hombre eyacula, pero sin experimentar un orgasmo.

Lo que diferencia un orgasmo “convencional” del “multiorgasmo” es que este último se produce de forma continuada, durante un mismo acto sexual, sin que exista un período de “descanso” (fase refractaria) con disminución de la excitación entre un orgasmo y el que le sigue. Para ser claros, si tienes un orgasmo durante una relación sexual, luego descansas 30 minutos y tienes otra relación sexual en la cual alcanzas el clímax, has tenido dos orgasmos, pero no significa que eres multiorgásmico.

Cómo ser un hombre multiorgásmico

El hombre innatamente multiorgásmico es difícil de encontrar, pero desde hace unas cuantas décadas se estudia el fenómeno del orgasmo múltiple en el hombre para sentir más placer, durante más tiempo. Aunque contamos con diversos enfoques, todos los profesionales de la sexología que apoyan la existencia el orgasmo múltiple masculino coinciden en los siguientes trucos y técnicas para lograr ser un hombre multiorgásmico:

1. Ejercicios de Kegel: la clave

Fortalecer el suelo pélvico es esencial. Probablemente esa es la mejor forma de ver las estrellas varias veces. El plan consta de dos partes: primero aprender a ejercitar y fortalecer el suelo pélvico y segundo aplicar lo aprendido durante el acto sexual.

  1. ¿Cómo hacerlo?: Contrae el músculo pubocoxígeo (como si quisieras parar de orinar) incrementando de forma progresiva el tiempo de contracción. Haz entre 20-25 contracciones al día durante 2-3 semanas. En las sucesivas dos semanas, mantén la contracción durante unos 2 segundos y después incrementa el tiempo de contracción paulatinamente en 5 y 10 segundos.

  2. ¿Cómo aplicar lo aprendido? Una vez ejercitado y reforzado el músculo, hay que aprender a contraerlo practicando sexo y en los momentos correctos, además de acompañarlo de respiraciones profundas cada vez que notes que tu umbral de excitación vaya in crescendo. Los especialistas aconsejan controlar la excitación incrementándola de intensidad poco a poco, de modo que cuando llegue el punto de eyaculación, es decir el “punto de no retorno”, se interrumpa de forma repentina con una gran contracción y una profunda inspiración. Aseguran que el orgasmo vivido es épico y no sale ni solo una gota de semen. Además, tras un breve momento de relajación se puede seguir dándolo todo al máximo y así las veces que se deseen. Merece la pena probarlo, ¿verdad?

2. Autoconocimiento

Que los hombres llegan mucho más fácil y rápidamente al orgasmo que las mujeres es cierto, pero esto les puede jugar en contra a la hora de practicar el autoconocimiento y la autoexploración, que son claves para tener orgasmos múltiples. Prueba con estimular nuevas zonas erógenas, por ejemplo, la delicada área de piel que separa los testículos del ano, y aprende a activar tus sitios de placer con distintas técnicas: caricias, frío-calor (hielo-aliento), juguetes sexuales.

3. Fuera los prejuicios

La estimulación de la próstata, el famoso punto “P”, a través del ano es un truco casi infalible. Incluso puedes tener un orgasmo y continuar estimulando la próstata para alcanzar el clímax una y otra vez, hasta que decidas (o no) eyacular. Lamentablemente, muchos hombres suelen tener demasiados prejuicios con respecto a este tema y se pierden de llevar su disfrute al máximo, aunque de ninguna manera recomendamos realizar una práctica sexual que no se desea. Si no tienes pareja o no sientes la suficiente confianza, puedes comenzar a estimularte a ti mismo, con la ayuda de geles y juguetes sexuales. Es tu intimidad y es parte del autoconocimiento.

4. Estimula tu libido

Puedes probar a dar un subidón a tu libido echando mano al botiquín fitoterapéutico. Al fin y al cabo, las plantas forman parte de la vida del ser humano desde hace siglos con diferentes propósitos. Te sugerimos nuestro vigorizante Viboost Men Complex que seguramente dará un boost a tu deseo sexual gracias a su combinación de plantas estimulantes como la Maca, el Ginseng y el Tribulus Terrestris y nutrientes naturales como la L-Arginina.

viboost men complex

5. En los hombres también influyen “los preliminares”

Para ser un hombre multiorgásmico tu excitación tiene que estar por las nubes. Las caricias, los besos y todo tipo de juego antes del acto sexual son claves para lograrlo.

6. Vivan las fantasías y los buenos recuerdos

El porno es enemigo del buen sexo. Intenta crear tus propios escenarios y fantasías sexuales, y, lo que puede ser mejor aún, recuerda tus experiencias sexuales más gratificantes. Fantasear o recordar te da la posibilidad de sintonizar tu mente y tu cuerpo para que la excitación se sostenga.

7. Tiempo fuera

No tienes que tener sexo durante horas para lograr ser un hombre multiorgásmico, pero las prisas definitivamente no te llevarán a cumplir tu meta. Tómate tu tiempo y disfruta de esta nueva forma de vivir el sexo.

8. Hablar puede hacer toda la diferencia

Por supuesto que la comunicación y la conexión son fundamentales para tener buen sexo, pero aquí nos referimos a cómo el hablar (en general, si es explícito mejor) puede excitarte tanto y a tal punto de lograr varios orgasmos seguidos. La mente es todo.

Los enemigos del orgasmo múltiple en los hombres

Si te propones disfrutar de múltiples orgasmos, tendrás que dejar de lado ciertos hábitos, pensamientos y conductas que te alejan de tu objetivo.

  • Pornografía: aunque te resulte estimulante, la pornografía excita rápido y es en la misma línea de velocidad que llegas al orgasmo y a la eyaculación. Incluso cuando estés practicando cómo controlar la eyaculación, intenta excitarte tocándote, fantaseando, pero sin recurrir al porno.

  • Ansiedad: muchos hombres no disfrutan del sexo a raíz de la ansiedad, la cual puede causar varios problemas, entre ellos, la eyaculación precoz, la falta de orgasmo y las dificultades para lograr o mantener una erección. Si sufres de ansiedad, tienes que tratarla antes de entrenarte para tener orgasmos múltiples.

  • Ideas limitantes: puede que ciertas creencias y prejuicios puedan interferir con tu objetivo de ser multiorgásmico. Por ejemplo, considerar que la estimulación de la próstata es algo vergonzoso o pensar que si estás en pareja no puedes masturbarte, o que debes hacerlo “a escondidas”. 

Sea como sea, es decir siendo o no un mito el hombre multiorgásmico, los hombres también podemos descubrir y experimentar sensaciones nuevas con nuestro cuerpo y sexualidad. El límite existe solo cuando deja de ser divertido, si no…¡a gozar se ha dicho!