¿Qué provoca la barriga hinchada y dura? 5 Consejos para solucionarlo
La newsletter que no enviarás a SPAM

Suscríbete y recibirás un 10% de descuento para tu primera compra.

¿Qué provoca la barriga hinchada y dura? 5 Consejos para solucionarlo

La barriga hinchada que no se debe a un problema médico serio, pero que ocasiona mucha incomodidad, suele tener tres causas principales: desequilibrios en la microflora intestinal, estreñimiento, colon irritable o intolerancia alimentaria. Sin duda podemos afirmar que es imposible tener un vientre plano sin un intestino sano.

¿Por qué nuestro intestino no estaría sano? Por muchas razones, pero entre las principales se encuentran el estrés y la mala calidad de la dieta. Los azúcares simples, escondidos en muchísimos alimentos, son letales para las bacterias “buenas” del colon. En este artículo aprenderás a cuidar tu intestino y aliviar la barriga hinchada.

¿Cuáles son las causas de la barriga hinchada?

Aunque podamos sentir la barriga hinchada por múltiples razones, hoy nos centraremos en las 4 más comunes:

  • Intolerancias alimentarias: la intolerancia a algunos alimentos, como, por ejemplo, a la lactosa, al gluten o al maíz, pueden ser la causa de la barriga hinchada. Sin embargo, detectando al agente irritante y eliminándolo de nuestra alimentación el problema de hinchazón abdominal se debería de solucionar. Así que, si tienes sospechas de que algún alimento no te esté sentando bien, consulta a un profesional para que te pueda hacer los exámenes correspondientes.
  • Estreñimiento: ocurre cuando disminuye la frecuencia de defecación y esto no significa que pases una semana sin ir al baño. Un par de días es suficiente para que la acumulación de materia fecal en el colon cause hinchazón abdominal.
  • Colon irritable (o síndrome de intestino irritable): esta condición tan frecuente en la actualidad puede causar diarrea, estreñimiento o ambos, es decir, que a veces se presenta diarrea y otras, constipación. Sin embargo, un síntoma que suele estar presente en el colon irritable es la barriga hinchada, la mayoría de las veces acompañada por dolor tipo retortijón, tal como explica una investigación de la Universidad de California.
  • Desequilibro en la flora intestinal: puede que no tengas ni diarrea ni estreñimiento, pero quizás la flora de tu intestino se ha desequilibrado. La expresión flora intestinal incluye a las bacterias que normalmente viven en tu intestino y cumplen un importante papel para la salud a nivel intestinal y general.

 

¿Cómo prevenir o aliviar la barriga hinchada?

Dependiendo del causante de tu barriga hinchada los remedios que puedes aplicar para aliviar los síntomas varían, dado que si se trata de colon irritable no valen los autodiagnósticos. El colon irritable es más que tener una diarrea cuando estás estresado o nervioso, el dolor y la hinchazón son molestias frecuentes. A veces tiene un factor psicológico importante, otras no. Un médico tiene que detectar el colon irritable y, a partir de ese momento, indicar una dieta adecuada y recomendar técnicas de relajación.

En todo caso, los siguientes consejos te ayudarán a prevenir y aliviar las molestias ocasionadas por la barriga hinchada:

  1. Hacer ejercicio físico: practicar deporte es clave si sufres estreñimiento, dado que el ejercicio fortalece los músculos que se activan durante la defecación y, a la vez, estimula el movimiento intestinal.

  2. Beber abundante agua: mantener una óptima hidratación es esencial para mantener tu intestino en buena salud. Puedes añadir a tu agua jengibre, cúrcuma, unas rodajas de limón que además de darle sabor son ingredientes con acción digestiva. ¿Y qué hay del agua helada en ayunas para el estreñimiento? Pues, no es una gran idea, ya que es un estímulo demasiado intenso que aumentará el movimiento intestinal, pero también generará dolor de tipo cólico.

  3. Tener una dieta alta en fibra soluble: la fibra soluble, presente en la avena, el plátano, la pera y la calabaza, capta agua (de allí la importancia de la hidratación) y forma un gel, ablandando la materia fecal.

  4. Fuera azúcares simples, grasas saturadas y trans: aunque el desequilibrio de la flora intestinal es el culpable menos conocido de la barriga hinchada, de acuerdo con numerosos estudios sobre la relación entre nutrición y flora intestinal, entre ellos, el de la Universidad Federal de San Pablo, los azucares simples y las grasas “malas” son muy perjudiciales para las bacterias beneficiosas que habitan el colon.

    El azúcar, los dulces, los productos de bollería, la comida basura y los alimentos ultraprocesados en general, inhiben el desarrollo de bacterias “buenas” y, como resultado, proliferan aquellas perjudiciales para el intestino, provocando un desequilibrio.

  5. Incluir probióticos, prebióticos y suplementos digestivos: en cualquiera de las situaciones anteriores (estreñimiento, colon irritable o desequilibrio de la flora intestinal), los prebióticos y los probióticos son sumamente recomendables para tratar la barriga hinchada.

    Los probióticos son bacterias “buenas” para el intestino que se pueden consumir en forma de alimentos (yogur, kéfir, chucrut) o bien como suplementos. Los prebióticos, dicho de un modo simple, son el alimento de los probióticos. La avena es un excelente prebiótico, pero también la alcachofa, los espárragos y el plátano. Existen también plantas digestivas como el jengibre, la pimienta negra o la cúrcuma. Puedes prepararte infusiones con ellas u optar por un suplemento como nuestro MAGRIFIT PIPERINE que reúne dos potentes probióticos con el poder de la cúrcuma, el jengibre, la pimienta negra y la yerba mate, entre otros. Todo un tesoro para tu vientre hinchado. 

 

La barriga hinchada puede ser un verdadero incordio, especialmente cuando está acompañada de gases o dolor tipo retortijón (cólicos). Hoy en día afecta a muchas personas porque la mala calidad de la dieta y el estrés impactan negativamente en la salud digestiva. Buenas razones tienen los especialistas para afirmar que el intestino es el segundo cerebro.

Cuidar el intestino y recuperar el equilibrio de la flora lleva tiempo, pero, son clave para nuestro bienestar general, así que ten paciencia, el esfuerzo merece la pena.